¿Qué es la agorafobia?

Tumulto de genteMuchas personas definen la agorafobia como el miedo intenso a los espacios abiertos. Siguiendo la misma tónica, otras piensan que es lo contrario a la claustrofobia. Sin embargo, estas conceptualizaciones son incorrectas y simplistas, pues la agorafobia es un problema mucho más complejo y, de hecho, la mayoría de personas con agorafobia tienen más miedo a los espacios cerrados que a los espacios abiertos.

Aclarado este punto, podemos definir la agorafobia como la presencia de angustia al encontrarse en lugares o situaciones donde podría resultar difícil escapar si se tiene una crisis de ansiedad (o síntomas similares) o bien no sería posible recibir ayuda.

Por lo tanto, la agorafobia incluye un conjunto bastante complejo e idiosincrático (una vez más, cada persona es un mundo) de temores. Algunos de estos miedos podrían ser el acudir a lugares concurridos (cines, supermercados…), estar solo en casa o fuera de casa, utilizar determinados transportes públicos, subir en ascensor, estar en el coche, pasar por un puente, permanecer en largas colas o mezclarse entre la gente en la calle, etc.

Podemos, pues, afirmar que las situaciones temidas por los afectados tienen las siguientes características: 1. Se trata de situaciones que implican limitación de movimientos o pocas posibilidades de escape, ya sea porque socialmente “queda mal” marcharse o bien porque hay ciertas restricciones físicas; 2. Se teme no ya la situación en sí, sino el hecho de que ésta provoca una fuerte sensación de inseguridad, principalmente si el sujeto no se encuentra acompañado de una persona de confianza o conocedora de su problema.

Así pues, puede aparecer una fuerte ansiedad, por ejemplo, en una sala de cine abarrotada de gente, en la que el afectado está en medio de una de las primeras filas. Esta angustia puede surgir como consecuencia de que anticipa catastróficamente que, si se le precipitara una crisis de ansiedad, no podría salir, llamaría la atención y, además, para escapar de la situación tendría que ir rápido dándose golpes con las piernas de la gente y los asientos… Le puede angustiar horriblemente el pensar que podría acabar perdiendo el control antes de conseguir salir al pasillo.

Otro ejemplo podría ser un concierto. El sujeto se encuentra rodeado de gente y teme que le empiecen a venir algunos de los síntomas que le avisan de que se le está precipitando una crisis de ansiedad: ¿Qué hará si empieza a ahogarse entre tanta gente y teniendo en cuenta que allí no puede llegar la ambulancia?

Para poner algún otro ejemplo, podríamos pensar en el afectado andando solo por la calle, sin esa persona que siempre suele estar con él cuando ha tenido una crisis de ansiedad y que lo define como su “puntal” en estas situaciones: ¿Cómo podrá superar una crisis si María no está ahí con él, ayudándolo a regular la respiración y a esperar a que se le pase?

La conducta de evitación se convierte en un gran problema

Esta ansiedad anticipatoria, presente de manera repetitiva en lugares en los que es difícil salir o recibir ayuda, provoca que el individuo utilice como estrategia para sentirse mejor el peor de los recursos que podría emplear: la evitación de todos estos lugares o situaciones. Si el lugar “x” le provoca ansiedad, lo más fácil y lógico, piensa la persona afectada, es no permanecer en él para no tener que pasarlo mal. Por ejemplo, el protagonista del primer caso comentado dejará de ir al cine y a todos los otros lugares que le provocan ese gran malestar; el de la segunda situación ejemplificada dará escusas a sus amigos para no acudir a más conciertos ni lugares concurridos; el del tercer ejemplo, entre otras cosas, dependerá de María para salir a la calle y, si María no lo puede acompañar, no saldrá de casa. Habrá personas que evitarán muchos otros lugares y situaciones: acudir a conferencias y celebraciones, llevar a los niños a una ludoteca, ir de compras…

Estas conductas de evitación, lejos de solucionar el problema, lo mantienen e incluso intensifican. Y es que cuanto más se evitan las situaciones temidas, más intensos se hacen los pensamientos anticipatorios catastrofistas que provocan ansiedad al individuo. Esta anticipación catastrofista refuerza, a su vez, la conducta evitativa, de manera que se crea un círculo vicioso del que es muy difícil salir.

Consecuentemente, podemos imaginarnos lo incapacitante que puede llegar a ser la agorafobia. La interferencia en la vida del sujeto puede llegar a cotas exageradas, afectando gravemente el funcionamiento familiar, laboral y social. En muchas ocasiones, el afectado ve limitada su movilidad: ésta queda restringida dentro de su casa o a situaciones en las que sabe que va estar acompañado de determinadas personas.

Además el individuo, por mucho que se libre de las situaciones que le provocan malestar, continúa sintiendo ansiedad (recordemos el círculo vicioso que se crea) y, de hecho, es común que junto a la agorafobia se presenten otros trastornos como: fobia social, ansiedad generalizada, fobia específica, depresión y/o trastorno obsesivo-compulsivo. Por otra parte, pueden aparecer problemas relacionados con el abuso de alcohol y psicofármacos, substancias que son utilizadas como recurso para disminuir la ansiedad pero que, lógicamente, acaban siendo grandes problemas añadidos.

Tratamiento

Desde la terapia cognitivo-conductual, el tratamiento debe incluir la exposición gradual a todas las situaciones temidas por el afectado. En función del caso, esta exposición se hará en vivo (en la vida real, en su día a día y de manera sistemática) o bien en imaginación.

Esta técnica se basa, a grandes rasgos, en hacer una jerarquía de todas las situaciones temidas para, gradualmente, pasar a afrontarlas. El afectado se expondrá primero a aquellas situaciones que menos ansiedad le provocan e irá avanzando, progresivamente, hacia las que más angustia le crean. Paciente y psicoterapeuta acordarán esta jerarquía atendiendo a las particularidades del caso. Además, el profesional tendrá en consideración muchísimos aspectos que no vamos a detallar por no ser este el objetivo del post.

Por ejemplo, en el caso de la persona que, entre otras muchas situaciones, siente terror cuando piensa en ir al cine porque teme que le dé un ataque de ansiedad, se expondrá antes a esta situación sentándose en el asiento del extremo de la última fila (le provoca menos ansiedad porque da al pasillo). La idea es ir avanzando en la exposición gradualmente hasta que acabe situándose en aquel lugar que más teme: en medio de una de las primeras filas. Una de las situaciones intermedias podría ser situarse en una de las filas centrales, en un asiento cercano al del extremo. Evidentemente, con el afectado se trabaja el afrontamiento de estas situaciones para que llegue a ser capaz de disminuir la ansiedad.

Además, es conveniente combinar la exposición en vivo con otros procedimientos que aumentarán la eficacia de esta técnica y darán al paciente otros recursos para afrontar las situaciones temidas que no se basen en la evitación de éstas. Entre otros, se debe considerar el entrenamiento en relajación y/o respiración y también la modificación de pensamientos catastrofistas asociados a las conductas evitativas.

Anuncios

Acerca de Marta Comadran

Psicóloga (itinerario Psicología Clínica y de la Salud) y Bióloga Sanitaria. Consulta privada de terapia y apoyo psicológico en Mollet del Vallés (muy cerca de Barcelona). También servicio online, en www.martacomadran.com. Tenéis más información en las pestañas "Sobre mí" y "Contacto"de mi blog.
Esta entrada fue publicada en Ansiedad, Modelo cognitivo-conductual y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

28 respuestas a ¿Qué es la agorafobia?

  1. podi dijo:

    Hace muchos años leí un libro llamada “Ciudad”, de Clifford D. Simak, donde en un futuro hipotético, la humanidad sufre de agorafobia, que venía sintomatizada allí por el miedo directamente a salir de casa. Es el futuro y el hombre delega sus cosas en robots y en los perros, los cuales empiezan a hablar y crear su propia sociedad.
    Con el hombre ya emigrado de la Tierra, a Jüpiter, los perros se reúnen de vez en cuando para explicar historias de cuando había hombres..
    Durante años yo me había acomodado a que la agorafobia, más que miedo a espacios abiertos, era miedo a salir de casa, que de alguna manera se relaciona también (quizás sería uno de los finales de la enfermedad si no se tratara)

    podi-.

  2. Hola Podi,

    Como comentas, el miedo a salir de casa se relaciona con muchos casos de agorafobia. Aunque no siempre se llega a este punto, sí que muchas veces este trastorno lleva a la persona a no sentirse capaz de salir de casa y afrontar todas aquellas situaciones que tanto temor le provocan. Se trata de una conducta evitativa que se da en algunos casos en los que la agorafobia llega a ser muy limitante, de manera que la persona que la padece llega a depender de los demás. Como digo, no siempre se da esta conducta extrema. Otras conductas evitativas serían dejar de ir a sitios concurridos, reducir el número de viajes en transporte público pudiendo llegar a no coger el tren/bus… hay muchos casos diferentes y diferentes grados de malestar. El tratamiento siempre se debe adaptar a cada caso de manera totalmente personalizada.

    Un saludo.

  3. DSv dijo:

    Hola, que tal? acabo de leer todo el post y me resulta super interesante esta informacion ya que por razones de estres he presentado ataques de panico y al considerar esto, tambien agorafobia, sucede en mi caso, que se me manifiesta por hiperhidrosis y presion en el pecho, generalmente cuando voy a asistir a algun evento social o cuando voy a encontrarme con alguna persona; me he sentido un poco mal porque no soy introvertido ni nada de eso pero ahora con eso de la hiperhidrosis me he puesto un poco mal porque en cualquier situacion sudo y sudo en cantidades, he tratado de hacerlo menos notorio pensando en otras cosas y evitando los medicamentos pero me gustaria conocer tecnicas que pudiese aplicar en situaciones especificas como antes de dormir o al levantarme o durante la aparicion del sudor para evitar que esto siga ocurriendo. Espero tu respuesta. Gracias

  4. Hola Dsv,

    Antes que nada, gracias por la confianza depositada en mi blog.

    Explicas que tienes ataques de pánico y que consideras (he entendido que lo has deducido al leer el post… no sé si lo he entendido correctamente) que también presentas agorafobia. Sin embargo, en relación a la agorafobia, comentarte que es importante que el diagnóstico lo lleve a cabo un profesional (tampoco sé si has acudido a alguno) con mucha más información de la me das, pues hay otros trastornos (problemas, dificultades… ¡con solución!) que tienen muchos aspectos en común con la agorafobia pero que se deben diferenciar. Uno de ellos es la fobia social. En la fobia social las situaciones angustiosas siempre son sociales (exposición a personas que no son del círculo familiar o a la evaluación por parte de los demás… por ejemplo en eventos, encuentros o reuniones sociales). En cambio, en la agorafobia, las situaciones de angustia se pueden dar tanto en situaciones sociales como en situaciones en las que el sujeto está solo (solo en casa, cruzando un puente… dependiendo de cada persona). No estoy afirmando que tengas fobia social, ni descartando la agorafobia… lo que quiero aclarar es que el diagnóstico no es tan sencillo como puede parecer y requiere de mucha más información.

    Aclarado este punto, especificas que sufres presión en el pecho y remarcas lo molesta que te resulta la hiperhidrosis, pidiendo técnicas específicas para parar estos síntomas. Entiendo que lo estás pasando mal y que sientes la necesidad de disponer de soluciones rápidas y efectivas. Sin embargo, no puedo darte pautas o técnicas generales para los síntomas que presentas, pues este espacio (un blog personal) no puede substituir un tratamiento psicológico que se ciña a tus necesidades particulares, aunque como has dicho (y te lo agradezco) te pueda resultar interesante y útil como herramienta complementaria. Y es que, cuando una persona presenta este tipo de sintomatología, es muy importante hacer una buena evaluación (con un diagnóstico fiable, análisis funcional… ) a partir de la cual sí se puede proponer una terapia (la más efectiva: la terapia cognitivo-conductual) que incluye unas técnicas u otras en función de cada caso: entrenamiento en control de determinados síntomas; entrenamiento en relajación para prevenirlos; reestructuración cognitiva para controlar pensamientos catastrofistas que disparan el pánico; técnicas de exposición ante las situaciones temidas e, incluso, ante los mismos síntomas; etc… todo dependiendo de las necesidades de cada persona. Para aplicar una u otra técnica es necesaria, insisto, una evaluación psicológica previa. Como ves es bastante complejo como para poder abordarlo desde un blog personal… desde un espacio profesional no habría ningún problema. A corto/medio plazo sí que dispondré de mi consulta en la que podré llevar a cabo asesoramiento y terapia psicológica (te lo digo solamente a modo de información). Evidentemente, te animo a que busques ayuda profesional (en un espacio adecuado para ello) en el “ahora” si tu malestar no disminuye… sin tener que esperar.

    Saludos

  5. Rina dijo:

    Buscando información sobre las fobias me encontré con tu blog, y me pareció super interesante, yo tengo esos síntomas cuando viajo en avión, lo paso horrible. No es miedo a un accidente o a morir (sé que es el medio de transporte más seguro, sé como funcionan, etc) sino a estar encerrada ahí por horas sin la posibilidad de salir, con miedo a que los demás se den cuenta de que tengo pánico, a que empiecen a comentar entre ellos o se rían de mi; un miedo totalmente irracional a que me dé más miedo, es difícil de explicarlo. El problema es que me encanta viajar, estoy a punto de cumplir mi sueño de viajar a Inglaterra y siento que este miedo a volar me está coartando y no me deja disfrutar como debiera. Por lo mismo, estoy dispuesta a superarlo, y quisiera saber qué profesional me recomiendas ver, y qué puedo hacer yo por mi misma.
    Muchas gracias y saludos.

  6. Hola Rina,

    Gracias por tu comentario.

    Como dices, es difícil describir el tipo de miedo que sientes. Sin embargo, pienso que te has explicado muy bien. Te veo muy motivada y dispuesta a pasar a la acción, por lo que tienes mucho ganado ya.

    ¿Recomendación de un profesional? No te puedo dar (a través de un blog que es visto por tantas personas) un nombre concreto. Sí puedo aconsejarte, atendiendo a mis preferencias como psicóloga, que acudas a un profesional que trabaje estas dificultades a través de la terapia cognitivo-conductual (TCC) pues es la que ha mostrado más eficacia hasta el momento en este tipo de problemáticas. Los psicólogos podemos basar nuestras intervenciones en un modelo u otro (sistémico, humanista, psicoanalítico, cognitivo-conductual… combinación de varios modelos) según nuestra formación, preferencias, etc. Te recomiendo un profesional que pueda abordar este problema desde la TCC y, evidentemente, que tenga un currículum serio (que sea un/a psicólogo/a colegiado…). Es una simple recomendación, pues seguro que hay psicólogos que parten de otros modelos que también te podrían ayudar… Hay buenos profesionales en todas partes… aunque hay que asegurarse que lo son 😉

    ¿Qué puedes hacer por ti misma sin acudir a un profesional? Sobre todo, evitar la evitación. Me explico. Si temes viajar en avión porque tienes miedo a tener miedo allí arriba (miedo a hacer el ridículo, etc.), miedo a no poder salir o a estar sometida a la mirada de los demás si te da un ataque de ansiedad, etc., ¡viaja en avión! Sé que te suena fatal porque implica enfrentarte a tus miedos… es duro y requiere de un gran esfuerzo y valentía por tu parte… pero es la única manera de superarlo.
    Y es que si, por el contrario, evitas viajar en avión para no pasarlo tan mal, lo que ocurre es que el alivio que sientes (al evitarlo) hace que las creencias (porque son “tan solo eso”, creencias, pensamientos…) de que estás mal, de que no puedes viajar, de que si subes a un avión te dará algo y harás el ridículo, etc., se hagan más y más fuertes. Es decir, te las crees aún más (las creencias se han reforzado por la evitación) y la fobia te gana. Sé que es muy fácil de decir y difícil de llevar a cabo si la fobia es muy intensa. Es por esto que en las intervenciones psicológicas para la fobia a volar se hace de manera muy progresiva: a veces a través de la exposición con prevención de respuesta (técnica de la que he dado unas pinceladas en el post de la agorafobia), a veces con desensibilización sistemática con autoinstrucciones (incluye entrenamiento en relajación)… se utilizan unas técnicas u otras dependiendo del caso. Dentro de un tiempo estableceré mi propia consulta (con modalidad presencial y también on-line). Os informaré para que lo sepáis. Si para entonces te encuentras mejor o has empezado a hacer terapia con otro profesional, pues perfecto. ¡Muchísimos ánimos!

    Saludos

  7. Rina dijo:

    Muchas gracias por tu respuesta, Marta =) En general, soy una persona bastante miedosa, pero siempre he enfrentado mis miedos. Por ejemplo, me daba pánico hablar frente a una clase, y comencé haciendo ayudantías en la universidad y finalmente terminé haciendo clases, y aunque aun me siento algo nerviosa, siento que superé mi angustia inicial y ahora me encanta ser profesora. En cuanto a mi miedo a volar, comenzó cuando volé por primera vez hace unos cuatro años (terminé con un ataque de llanto, luego lloré por días cada vez que me acordaba), y por lo mismo, lo evité hasta ahora. La semana pasada volví a subirme a un avión y tuve de nuevo esa sensación de pánico, pero la pude controlar mejor (ya no lloré y el pánico terminó apenas aterrizamos). Y mañana vuelo de nuevo, y ya estoy un poco nerviosa, pero quiero superar este miedo, porque viajo en menos de un mes a Inglaterra. Voy a solicitar una consulta a un psicólogo ahora mismo, Avísame cuando tengas tu consulta on-line, así puedo hacer una terapia en español desde tierras inglesas =)

    Saludos y gracias nuevamente.

  8. Rina si, como dices, siempre has afrontado tus miedos, pienso que eres muy valiente. La persona valiente no es aquella que nunca tiene miedo, sino aquella que hace las cosas a pesar del miedo. ¡De hecho, ser profesora habiendo superado el pánico a hablar delante de un montón de gente lo demuestra! 😉

    Creo que has tomado una muy buena decisión al buscar la ayuda de un psicólogo que te pueda atender ya mismo. Muchos ánimos para el vuelo de mañana.

    Te aviso… espero que en breve… 😉

    Saludos

  9. Rina dijo:

    Hola Marta =) Quiero agradecerte nuevamente por tus consejos y por tu ayuda. Han significado mucho para mí, y me emociona ver cómo hay personas como tú que están dispuestas a compartir sus conocimientos para ayudar a otros en la red que no saben a quién recurrir o qué hacer. Te quiero acerca de este segundo vuelo ( es que esto me tiene muy contenta :D). Antes de ir al aeropuerto, pasé a comprar unos audífonos gigantes para no escuchar nada externo (como el motor del avión acelerando al momento de despegar, sonido que me revuelve las tripas, como se dice) y en el momento del despegue, angustiada a más no poder, me puse a escuchar The Doors (cuya música me “vuela” jaja) y de cierta forma comencé a relajarme un poco. Empecé a decirme a mi misma que despegar era lo mismo que subirse a una montaña rusa a las que iba cuando era pequeña. Apenas podía creer que no sentí tanto pánico como era esperable, aunque aún así estaba muy nerviosa. Luego me fui escuchando otras bandas de rock durante el vuelo, tratando de seguir los ritmos y llegó un punto en que me sentía menos nerviosa y eso me hizo sentir tan feliz, porque noté que logré un gran avance. Hasta pude mirar por la ventana un poco y hablar con la persona que iba a mi lado y con el asistente de vuelo. Pude ver la costa desde la ventana y no me hizo sentir ese pánico que me derribo hace cuatro años cuando estallé en llanto al ver el mar bajo el avión. Finalmente aterrizamos y me sentí tan feliz, como si hubiera ganado una maratón! Siento que avancé muchísimo, y parte de ello te lo debo ti. Aun me queda mucho por avanzar, este jueves iré a consultar al psicólogo para seguir en este camino. Ya no vuelo más hasta el gran viaje, pero siento que lo puedo enfrentar mejor =)

    Saludos y un gran abrazo.

  10. ¡¡Cómo me alegro, Rina!! 🙂

    Muchas gracias por explicarme lo bien que te fue. Me alegra saber que te has puesto en manos de un psicólogo para seguir avanzando. Espero que te vaya muy bien y que, en equipo, podáis conseguir tu objetivo. Estoy convencida de que lograrás tu sueño de viajar a Inglaterra, pues estás poniendo mucho de tu parte. Estás muy predispuesta a autoayudarte a ti misma: ¡lo hiciste ayer!

    ¡Un fuerte abrazo para ti también!

  11. Rina dijo:

    Hola Marta! ya estoy en el Reino Unido 😀 Logré dominar mi miedo a volar, y aun no puedo creer que esté acá! Me sentí un poco nerviosa durante el vuelo a París, pero me dije a mi misma que comenzaba una nueva vida y debía echarle para adelante y me tranquilicé, incluso durante las turbulencias no sentí miedo. Luego en el vuelo de Paris a Londres iba tan tranquila como si fuera en bus! Ahora quiero seguir volando a todas partes! Muchas gracias nuevamente por tu ayuda.
    Un gran abrazo =)

  12. ¡Cuánto me alegro Rina! ¡Felicidades! 🙂 🙂 🙂

    Has empezado con muy bien pie esta nueva etapa de tu vida. Espero que la continues tan motivada como lo estás ahora y consigas todo lo que te propongas.

    Un abrazo bien grande para ti también

  13. Rosa Maria de Jimenez dijo:

    yo no sabia que el miedo al estar en tanta gente era una fobia pero hablando con mi medico me dijo que si y ahora estoy en tratamiento con un psiquiatra y espero superar esa fobia al estar en medio de tanta gente o al hacer colas larguisimas
    atte.
    Rosa Maria

  14. Hola Rosa Maria,

    Gracias por tu comentario.
    Muchos ánimos y fuerza en tu proceso de mejora.

    Saludos

  15. Alex Massa dijo:

    Hola me llamo alex tengo 24 años , hace unos meses me han empezado a dar ataques de ansiedad… siempre e sido una persona deportista, alegre etc… y la unica razon que le veo a sido el tema de que me estafaran mucho dinero y rl cúmulo de exámenes… ya no disfruto de una vida normal y e dejado de hacer cosas que me apasionan como conducir o ir de compras me agobia pienso que me faltara el aire si esa vez sera la ultima … intento controlarlos pero lo logro muy pocas veces… hasta por la no hes me levanto asfixiado , y si se teme por la vida…. esperó poder recuperarme.pronto porque no lo entiendo porqué me ocurre si yo era feliz… gracias

  16. Hola Alex,

    Gracias por explicarnos tu historia. Lamento que lo estés pasando tan mal y espero que estés en manos de un profesional que te esté ayudando a superarlo.
    A modo de información (por si en estos momentos no estás en manos de psicólogos) comentarte que ofrezco servicios de asesoramiento psicológico y terapia psicológica. Tienes todos los detalles en: http://martacomadran.com

    Saludos

  17. Alex Massa dijo:

    Yo soy de Hospitalet de Llobregat Barcelona de momento sigo esperando a la seguridad social pero las cosas de Palacio van despacio…

  18. Pues mucha paciencia y ánimos durante la espera, Alex.
    Saludos

  19. belen dijo:

    muy interesante todo, no se bien si lo que yo tengo es agorafobia por que puedo salir de casa y no tengo miedo de que algo me suceda cuando estoy lejos de ella , tampoco siento miedo ni ansiedad cuando estoy en lugares concurridos, lo que si es que me cuesta mucho salir de casa y cuando lo hago tiene que ser acompañada, eso me hace sentir mas segura, solo siento un cierto nerviosismo antes de salir pero luego se va y me siento bien, o sea es todo normal, te agradecería que pudieras darme una idea de lo que podría llegar a ser.

  20. Hola Belén,

    Te recuerdo que, para recibir asesoramiento psicológico personalizado, puedes dirigirte a mi sitio profesional http://martacomadran.com

    Gracias y saludos

  21. belen dijo:

    gracias, lo único que quería saber era lo que te dije anteriormente, hay que enviar la consulta por privado? no entendí bien lo que me quisiste decir. belen

  22. Hola Belén,

    Gracias a ti por la confianza depositada en este espacio.
    Me comentas que no me entendiste bien. Quizás es que yo no me expliqué bien, presuponiendo que los lectores ya sabéis que hace tiempo que tengo mi consulta privada desde la cual ofrezco terapia y asesoramiento psicológico personalizado. 🙂
    Tienes toda la información en http:martacomadran.com
    En mi respuesta te animaba a que te dirigieras allí si te interesa tener un asesoramiento psicológico personalizado, para que te informaras sobre cómo funciona este servicio a la hora de decidir si quieres o no solicitarlo. En concreto, tienes esta información en: http://martacomadran.com/tratamientos/modalidades-terapia-psicologica/

    Saludos

  23. belen dijo:

    claro, el tema es que yo soy de buenos aires, por ende es imposible que yo pueda ir, era para mas o menos tener una idea ,te agradezco de todas maneras, voy a ver si puedo averiguarlo por otro lado. muy amable, saludos. belen

  24. Hola Belén,

    El asesoramiento psicológico se realiza a través de correo electrónico y no es terapia, sino una orientación personalizada (a diferencia de la terapia presencial que sí la hago en el despacho). Te pasaba el link porque allí tienes toda la información detallada. Igualmente, gracias a ti.

    Saludos

  25. Joan dijo:

    Hola a todos/todas!
    Sé que el post es un poco antiguo pero me he “cruzado” con él y siento la necesidad de expresar mi opinión y sobre todo exponer mi experiencia vital con la agorafobia.
    He vivido con agorafobia, y “convivo” con ella, desde siempre. Experiencias de mi infancia que se me quedaron grabadas en el cerebro vuelven una y otra vez en situaciones como las que plantea la autora de esta genial web. En cada evento social, laboral, o situación familiar, me asaltan estos pensamientos “intrusos”, en mi caso relacionados sobre todo con el ahogo y el vómito (“y si me ahogo ahora? y si me entran ganas de vomitar?”) y todo ello “amenizado” con una fobia social de dimensiones titánicas.
    Pero lo que quiero recalcar de este post, y de hecho lo que me ha movido a comentar, es esta frase de la autora: NO HAY QUE DEJAR NUNCA DE HACER NADA por culpa de estos temores. NI UN SOLO DIA, NI UN SOLO EVENTO.
    En mi caso, “conviviendo” con mi particular agorafobia me he sacado tres carreras, tengo una vida social plena y un trabajo (que no me gusta, y en eso creo que somos unos cuantos jaja) pero que me da para vivir. Y soy feliz dentro de lo que cabe.
    GENTE, DE ESTO SE SALE. Como dice la autora, hay que afrontarlo, si hace falta con ayuda psiquiátrica o de la psicología y de forma gradual, pero hay que afrontarlo Y SE SALE. Y mi vida es una prueba de ello. Nunca he dejado de hacer nada por este miedo atroz, y nunca voy a dejar de hacerlo. Y cuanto más me asalta, más fuerte me hago.
    Yo me lo planteo así: la agorafobia es una prueba que la vida nos ha puesto delante para retarnos y darnos la satisfacción de superarla. Y cuando la superas, cuando sabes que aunque va a “aparecer” siempre, no te va a derrotar ya nunca más, cuando, en fin, SUPERAS EL RETO, no hay, OS LO ASEGURO, NO HAY, mayor satisfacción. Si superas “este monstruo”, ¿qué no vas a poder superar en tu vida?
    ÁNIMOS a todos/as los que compartís conmigo el reto, y con que mi comentario sea ni que sea un “granito” de arena para que lo venzáis, ya me daré por satisfecho 🙂
    Un fuerte abrazo!
    Joan

  26. Hola Joan,

    Muchísimas gracias por tu aportación.
    Pienso que tu visión sobre la agorafobia (+fobia social) sí es un granito de arena que puede ayudar a muchas personas que hayan leído tu comentario. Pienso que eres muy valiente: has conseguido ver esta “piedra en tu camino” como una prueba a superar, como un reto y te has dicho a ti mismo: ¡¡a ver quien puede más… la agorafobia o yo!! Evidentemente estás pudiendo más tú porque no te limitas y eres consciente de que todo esto te está haciendo más fuerte. Entiendo que estés satisfecho. 🙂

    ¡Un fuerte abrazo para ti también!

  27. Carolina dijo:

    Bueno a mi me pasa que últimamente me eh obsesionado con un síntoma que es el dolor de estomago y ruido intestinal que provoca mi cuerpo en situaciones de estrés. Me sucede en sala de clases,exámenes, reuniones. Me da mucha vergüenza porque los demás escuchan y se ríen, esto me da mucha pena, porque siempre estoy evitando situaciones para que no me suceda esto. Lo peor q poco a poco voy dejando cosas atrás. Hay días que me deprimo tanto que me dan ganas de abandonarlo todo pero hay una fuerza interior que tambien me dice no, tu puedes, sigue. Es así como vivo una lucha constante con esto, sufro demasiado, se lo eh tratado de explicar a mis cercanos pero no me comprenden. Yo soy una persona con muchos sueños y metas.Antes de que me pasarán estas situaciones vergonzosas y provocarán esto en mi, era alguien muy segura y fuerte. Confiaba muchísimo en mi, ahora no queda nada de ello y siempre pienso en el fracaso por más que sacó fuerzas para salir adelante. Estoy asi como lo dejo todo o sigo, lo dejo o sigo. Ya eh dejado cosas por este complejo, una de ellas mi trabajo, no quiero hacer lo mismo con mis estudios ya q despues viene el arrepentimiento y me siento mucho peor. No se si alguien le pasara lo mismo.

  28. Elmer dijo:

    Bueno queria comentarles un poco mi historia lo q me paso ya hace 3 años atras cuando tenia 29.Primero contarles que habia entrado a trabajar ya hace 2 meses, y el trabajo se habia vuelto muy estresante.Un fin de semana sali a un fiesta tome demaciada cerveza despues vino la resaca no paso nada,cuando me fui a trabajar apurado con la hora que se me venia… Tome un taxi y casi al llegar a mi trabajo senti q la parte de atras de mi cabeza se me adormecia y mi corazon hiva aceleradisimo sin razon aparente ,mis manos no me respondian,tenia movimientos involuntarios y no me podia parar y el taxista tuvo q darme alcohol para q se me pasara,me sentia muy ancioso en querer llegar al hospital de inmediato sentia angustia por primera vez en mi vida en que algo malo me hiva a pasar,despues me dieron un par de pastillas y se paso ,desde ahi eh tratado de buscar una explicacion logica del porque me sucedio eso,llegando a pensar que la velocidad del carro me afecto o q derrepente me quizo dar un ataque al corazon o derrame, pero me hice examenes del corazon y una resonancia y todo bien.Siempre cuando estoy en el carro o en el tren se me viene a la mente ese acontecimiento y pensando que si me volviera a dar… como haria..bueno trato de salir adelante con eso,es horrible los ataques de ansiedad siempre trato de pensar en otras cosas…Bueno eso queria compartirles y muchos saludos y no dejarse vencer todo esta en nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s