“Destiny”:crea tu propio destino

Seguir una rutina diaria de manera excesivamente rígida y obsesiva puede darte una falsa sensación de seguridad, que no te deja avanzar y que puede ir acompañada de una gran desconexión de tu entorno.  Con la intención de controlarlo todo, lo que ocurre es que, en realidad, dejas de controlar.

Si es tu caso, abre bien los ojos, haz algún cambio por pequeño que sea, intenta ser más flexible, lucha contra el destino o, mejor aún, crea el tuyo propio y… ¡toma las riendas de tu vida!

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Navidad y duelo: cómo ayudar

navidad y dueloLa Navidad es un momento de alegría para mucha gente, pero también puede llegar a ser una época muy difícil para aquellas personas que recientemente han perdido a alguien, ya sea por defunción o separación.

Algunas de estas personas no quieren sentir el sufrimiento durante estas fiestas en las que “todo el mundo tiene que estar contento”. Evitan este padecimiento y, por lo tanto, dejan de expresarlo. En estos casos, el dolor pospuesto acabará saliendo tarde o temprano.

Otros sujetos no posponen la salida de este dolor profundo. Por el contrario, lo sienten en toda su magnitud en estos días llenos de nostalgia y recuerdos. Necesitan llorar, desahogarse, hablar de esas emociones que les encoge el alma con las personas de su entorno. Sin embargo, muchas veces se ven obligados a reprimirse y se fuerzan a sacar su mejor sonrisa para evitar incomodar a los demás “con sus penas”.

Y es que las personas del entorno, sin darse cuenta y con sus mejores intenciones, pueden llegar a ejercer una fuerte presión sobre el individuo que está transitando a lo largo del proceso de duelo. Por ejemplo, le pueden hacer sentir culpable, incomprendido o impotente si expresa emociones tan sanas como la tristeza: “¡Alegra esa cara!, ¡Que estamos en Navidad!”; “¿Que no quieres salir en Noche Vieja?… ¡Venga, hombre!… ¡Ni hablar! ¡Te vienes a cenar con nosotros!”.

Este profundo sufrimiento en silencio hace que el sujeto se sienta solo, aislado, incomprendido, frustrado, sobrepasado y angustiado por una tristeza que no encuentra un hombre sobre el que llorar. La persona necesita consuelo y éste no aparece por ninguna parte.

¿Cómo podemos, pues, ayudar a aquella persona que durante estas fiestas está pasando por un proceso de duelo?

Simplemente preguntándole cómo se encuentra y si le podemos echar una mano en algo. También agradecerá que le ofrezcamos compañía y consuelo en el caso de que lo necesite. Si prefiere llorar en soledad lo respetaremos y si no quiere llorar ni hablar de sus sentimientos, también. Dejaremos que haga aquello le apetezca durante estos días, sin forzarla en absolutamente nada.

Por lo tanto, respetaremos desde la persona que prefiere no celebrar los días señalados y estar en su casa para vivir su duelo en soledad, hasta aquélla que decide celebrarlo todo con el objetivo de estar distraída y pasarlo bien, pasando por la que quiere hacer solamente algunas de las comidas acompañada para sentirse más reconfortada, a pesar de no tener ganas de celebraciones.

Evidentemente, si el sujeto que ha sufrido la pérdida se encuentra perdido, desconsolado a pesar de tener compañía y no es capaz de analizar ni cómo se siente ni qué quiere hacer durante estos días, le podemos animar a buscar a un buen profesional que le ayude a afrontar la pérdida, tanto durante estas fiestas como una vez hayan pasado.

Publicado en Duelo | Etiquetado | Deja un comentario

¿Utilizas máscara?

mascara

Cada vez que me pongo una máscara para tapar mi realidad, fingiendo ser lo que no soy, fingiendo no ser lo que soy, lo hago para atraer a la gente.

Luego descubro que sólo atraigo a otros enmascarados, alejando a los demás, debido a un estorbo: la máscara. Uso la máscara para evitar que la gente vea mis debilidades; luego descubro que al no ver mi humanidad, los demás no me quieren por lo que soy, sino por la máscara.

Uso una máscara para preservar mis amistades; luego descubro que si pierdo un amigo por haber sido auténtico realmente no era amigo mío, sino de la máscara. Me pongo una máscara para evitar ofender a alguien y ser diplomático; luego descubro que aquello que más ofende a las personas con las que más quiero intimar es la máscara.

Me pongo una máscara convencido de que es lo mejor que puedo hacer para ser amado. Luego descubro la triste paradoja: lo que más deseo lograr con mi máscara es precisamente lo que impido con ella.

Estas impactantes palabras fueron escritas por el psicólogo social Gilbert Brenson, para hacernos reflexionar sobre la necesidad de aprobación social que tienen algunas personas. Muchos de estos individuos, al intentar satisfacer esta necesidad, obtienen justamente lo contrario: el rechazo.

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Contra la ansiedad, respiración profunda y visualización

respiración profunda y visualización
Si te sientes estresado, sufres ansiedad o  tienes insomnio, hay diferentes técnicas de relajación que te pueden resultar útiles. Una de ellas, sin lugar a dudas, es la respiración profunda, respiración abdominal o respiración diafragmática.

En la respiración profunda, intervienen diferentes músculos. Sin embargo, el que provoca el estado de relajación que buscamos es el diafragma. Y es que el movimiento de este músculo  activa el sistema nervioso parasimpático encargado, entre otras muchas cosas, de la relajación y sensación de descanso de todo el cuerpo.

Nosotros combinaremos esta técnica de respiración con un ejercicio muy sencillo de visualización que realizaremos al final del ejercicio. De hecho, antes de empezar con este procedimiento, es importante haber identificado ya la imagen de un lugar que nos aporte  sensaciones de tranquilidad, paz, relax, seguridad… Tiene que ser una imagen muy personal. Para un individuo puede ser la imagen de una playa a la que va regularmente, para otro las calles de un pueblecito que visitó un día o la carita de su bebé cuando sonríe. Cualquier imagen vale si el hecho de evocarla resulta agradable.

Adelante, pues, con el ejercicio:

  • Túmbate en una posición cómoda. Puedes taparte con una manta si lo deseas. Puedes estirar las piernas o bien ponerlas flexionadas. Cierra los ojos.
  • Coloca una mano en el tórax y otra en el abdomen. Expulsa el aire de tus pulmones con suspiros fuertes. Ahora ya tienes los pulmones limpios del aire residual que no te dejaba respirar bien y podrás respirar aire más puro.
  • Coge aire por la nariz y llévalo hasta la parte del abdomen. Notarás como la mano que tienes sobre tu barriga sube. La mano que tienes sobre el pecho se moverá menos. Inspira cogiendo aire. El aire que coges es de color azul, puro. Siente su temperatura fresca y agradable. Este aire recorre la tráquea hasta llegar a los pulmones. Allí se da el intercambio de gases. A continuación, el aire que sale de tus pulmones va por la tráquea hasta la boca por donde lo expulsas. El aire expulsado es de color rojo y de una temperatura más alta: a través de él arrojas fuera de tu cuerpo todas las preocupaciones, tensiones y miedos del día.
  • Vamos a respirar profundamente un poquito más: coge aire, llévalo hasta el abdomen, aguántalo unos segundos, expúlsalo despacito por la boca. Si te vienen pensamientos que no deseas, acéptalos, míralos en la distancia, desde la tranquilidad y expúlsalos en forma de aire rojo por la boca al espirar. Ya forman parte del pasado.
  • Después de repetir varias veces el ejercicio anterior hasta que nos sintamos más relajados, pasaremos a realizar la visualización de la imagen escogida. Se trata de sentirla a través del recuerdo y la imaginación, utilizando (a pesar de que hablamos de visualización) todos los sentidos y recreándonos en esos pequeños detalles que nos aportan tranquilidad y paz interior. Os pongo un ejemplo para que os hagáis una idea. Imaginemos que para uno de vosotros esa imagen escogida es una playa a la que soléis ir a media tarde… En este caso, se trata de imaginaros tumbados en la arena, sintiendo la brisa marina en la piel, el calor tenue de los rayos de sol, el sonido relajante de las olas al romper en la arena. Miráis el mar, el color azul intenso, el horizonte…

Hay que aclarar que cada uno puede aplicar las modificaciones que crea pertinentes. Por ejemplo, a algunos sujetos les es muy útil imaginar los colores del aire en la parte de respiración (azul y rojo), ya que les ayuda más a concentrarse plenamente en el ejercicio y lograr el estado de relajación. Sin embargo, a otras personas les cuesta mucho. En este último caso es preferible omitir esta parte.

Del mismo modo, he tenido pacientes que han decidido quedarse solamente con la parte de respiración sin realizar la visualización porque tienen dificultades a la hora de evocar imágenes. Otros, en cambio, con la parte de visualización tienen suficiente para lograr el estado de relajación y dejan de lado la respiración profunda.

Pudiendo realizar esta técnica en función de vuestras preferencias… ¿os animáis a ponerla en práctica?

Publicado en Ansiedad, Bienestar Psicológico, Psicología de la salud | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¡Deja de sobrevivir!

Aquí os dejo un vídeo en el que Jano Galán, persona que sufre Esclerosis Lateral Amiotrófica, nos da una magnífica lección de vida. Sus exquisitas reflexiones muestran un gran espíritu de superación. ¡No os lo perdáis!

 

Publicado en Bienestar Psicológico, Recomendaciones | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario