Trastorno histriónico de la personalidad: puro teatro

tr_histrionico¿Uno de tus amigos se muestra excesivamente sociable, emotivo y solamente se siente cómodo cuando llama la atención y es el centro de todas las miradas? ¿Tu pareja acostumbra a flirtear con otras personas, mostrándose provocativa y seductora? ¿Alguno de tus parientes se comunica con muchos aspavientos durante las reuniones familiares, gesticulando y dramatizando más de la cuenta?

Puede que estas personas con las que intentas interaccionar a diario, haciendo un gran esfuerzo para no contagiarte de sus altibajos emocionales, tengan un problema psicológico llamado trastorno histriónico de la personalidad.

Este trastorno se caracteriza por un patrón de excesiva emotividad –siendo las emociones rápidamente cambiantes y superficiales- y búsqueda de atención.

De hecho, el sujeto con trastorno histriónico de la personalidad tiende a entusiasmarse con la misma facilidad con la que se desilusiona, enfada o aburre. Se deja guiar por los sentimientos del momento y por la intuición.

En consecuencia, puede dejarse llevar impulsivamente por determinadas situaciones o personas, lo que le puede provocar conflictos y problemas que no siempre resultan ser tan fugaces y transitorios como sus propias emociones.

Por lo que se refiere a la búsqueda de atención, no soporta la indiferencia y la desaprobación de los demás. Demanda, muchas veces de manera indiscriminada e insaciable, afecto y aceptación.

Dicho de otra manera, necesita ser el centro de atención de todas las personas de su entorno como si esto fuera el aire que respira. Si percibe que no goza de esta atención, la demanda utilizando diferentes estrategias como la manipulación, la seducción a través del aspecto físico, el dramatismo o la teatralidad.

El individuo con este trastorno tiene un comportamiento social que le da la apariencia de ser alguien muy seguro de sí mismo. Nada más lejos de la realidad. Se trata de una persona altamente sugestionable que se deja influir por los otros o por las circunstancias.

El hecho de que se vea a sí mismo como alguien encantador, extrovertido y deseable hace que no sea consciente de que tiene un problema que puede llegar a interferir negativamente en su vida.

De todos modos, es muy probable que acabe acudiendo a la consulta del psicólogo cuando siente que no tiene todo el afecto y la atención que necesita, a pesar de los intentos de manipulación para conseguir que estén por él, lo valoren o alaben de manera constante.

Acerca de Marta Comadran

Psicóloga (itinerario Psicología Clínica y de la Salud) y Bióloga Sanitaria. Consulta privada de terapia y apoyo psicológico en Mollet del Vallés (muy cerca de Barcelona). También servicio online, en www.martacomadran.com. Tenéis más información en las pestañas "Sobre mí" y "Contacto"de mi blog.
Esta entrada fue publicada en Personalidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s